Cerámica artística

Con mis creaciones acerco la belleza a la vida cotidiana,

objetos que cuentan historias y nos recuerdan que cada momento es único.

Desde hace casi dos años comencé mi investigación con la porcelana, me gusta decir que “la cerámica está viva”, cada pasta tiene sus características y peculiaridades…hay que conocerla bien para poder adaptarte a cada una de ellas. Y nunca tienes un verdadero control, a no ser que estén más que probadas.

En primer lugar, comencé con la porcelana en pequeños formatos, adentrándome en el mundo de la joyería. Las partículas de la porcelana son tan finas que trabajar piezas más grandes supone todo un reto, o bien por medio de moldes de colada, si no es así al modelar la forma se desmorona, se agrieta, y puede resultar muy costoso. 

Pero como me encantan los retos, probé hacer piezas más grandes, hasta que conseguí hacer esculturas de 30 cm de alto con porcelana fina, ideando unas estructuras, moldes o cualquier tipo de soporte que me sirviera de esqueleto para una vez que obtuviese la consistencia deseada, poder seguir modelando, creando volumen y añadiendo partes. 

Una de las peculiaridades de la porcelana es que es muy pegajosa, así que con un poco de agua se puede adherir unos trozos con otros con facilidad.

El resultado son piezas de un acabado muy fino y elegante, y totalmente realizadas a mano. 

Desde muy pequeña fui una niña muy creativa, con muchas inquietudes, siempre destacaba por mi habilidad en asignaturas artísticas, y pasaba horas dibujando y pintando. 

Hace 21 años me adentre en el mundo de la cerámica, el barro es un material muy versátil que me permite materializar toda mi creatividad. 

Me considero más bien escultórica, que con mis conocimientos de dibujo anatómico junto con las técnicas de construcción y modelado que he ido desarrollando, puedo reproducir casi cualquier forma.

Suelo trabajar formas más bien orgánicas, jugar y experimentar con las texturas, quizás debido a que me pase la infancia jugando en el campo. Mi inspiración me viene de dentro, no es algo que piense o planifique, de repente me llega la idea y tengo la necesidad de reproducirla y hacerla tangible.

Me decanto por la abstracción y el simbolismo, ofrecer mi propia visión del mundo y me gusta dar rienda suelta a la imaginación de quien lo aprecia.